Emociones, vivencias románticas, relajación grata y mucho esparcimiento, es parte de los que nos brinda el tradicional puerto de Acapulco. Por todo lo anterior, es uno de los sitios predilectos por los turistas nacionales y extranjeros para disfrutar sus vacaciones. Verdadera joya del Pacífico Mexicano, es un destino de playa que ha ganado merecida fama, a nivel internacional, por su moderna y sofisticada infraestructura turística. La variedad de sus atracciones nocturnas, sus playas de arena dorada, las riquezas culturales y tradiciones con las que cuenta, todo ello perfila a Acapulco como el lugar perfecto para disfrutar de una Luna de Miel.

Normalmente para una Luna de Miel, las parejas se concentran más en elegir el hotel más confortable y con mejores ventajas para los viajes románticos. Por ejemplo, el servicio en habitación, la privacidad de las suites o la vista al mar, son factores a considerar. En el caso de Acapulco, por la vasta oferta hotelera que lo ha hecho célebre en el mundo, seleccionar un medio de alojamiento no implica muchas dificultades: hay siempre una opción al alcance para cada pareja.

No obstante, vivir una Luna de Miel en Acapulco, también es conveniente por los muchos sitios interesantes que tiene, para el disfrute de los jóvenes esposos. Pensando en las parejas que disfruten de los deportes extremos, Acapulco cuenta con el río Papagayo, en donde se puede practicar el rafting; para los que gusten del turismo cultural, se recomienda conocer la Casa de la Máscara y el Museo y Fuerte de San Diego; los recién casados que busquen pasar una noche romántica y sugestiva, tienen una excelente alternativa en el espectáculo de clavados en La Quebrada; las parejas que gusten del baile y el ambiente de fiesta, pueden recorrer las discotecas, bares y antros que se encuentran a lo largo de la Costera; etc.

Al considerar todas estas ventajas, se hace patente que, para un viaje de Luna de Miel, Acapulco es una de las mejores alternativas, simplemente por cuestiones pragmáticas. Para muchos viajes de bodas, proyectados en otros destinos turísticos, se debe contratar un tour que incluya, tanto el hospedaje, como diferentes recorridos, a fin de que esas vacaciones sean realmente disfrutables. En el caso de Acapulco esto no es menester, por la manera en la que se concentran los mejores sitios de alojamiento y los sitios atractivos en un mismo lugar. Por lo que- para no gastar en exceso-, se puede reservar el hospedaje simplemente y hacer los recorridos que uno prefiera, para tener una Luna de Miel espectacular.